27 may. 2017

El trabajo es bueno, pero no debería volverse una adicción.

"El trabajo es bueno, pero no debería volverse una adicción.  Muchas personas han convertido su trabajo en una droga para poder olvidarse de sí mismas en él... igual que un borracho que se olvida en el alcohol.

Uno debería ser tan capaz de no hacer como de hacer... entonces uno es libre. Uno debería ser capaz de sentarse, de no hacer nada, tan perfecta, hermosa y felizmente como cuando trabaja con ahínco y hace muchas cosas; entonces uno es flexible.

Hay dos tipos de personas: las que están pegadas a su letargo y el otro extremo pegado a su ocupación. Ambas están en cárceles. Uno debería ser capaz de pasar de uno a otro sin esfuerzo. Entonces dispones de una cierta libertad, tu ser tiene una cierta gracia y espontaneidad.

No estoy en contra del trabajo, no estoy en contra de nada... pero nada debería volverse una adicción. De lo contrario, te encuentras en un estado muy confuso. Si el trabajo es una ocupación y uno se oculta en él, entonces se convierte en algo repetitivo, mecánico. Es más como una obsesión, están poseídos por un demonio".

Osho, Día a día. 365 meditaciones para el aquí y el ahora

El arte de la escucha divina...eso es la meditación.

"El arte de la escucha divina...eso es la meditación. Si uno puede aprender a escuchar correctamente, habrá aprendido el secreto más profundo de la meditación. La gente oye pero no escucha.

Oír es una cosa...escuchar, algo por completo diferente; son dos mundos aparte. Oír es un fenómeno físico; oyes porque tienes orejas. Escuchar es un fenómeno espiritual. Lo haces cuando pones atención, cuando tu ser interior se une a tus orejas.

Escucha los sonidos de las aves, el viento al pasar entre los árboles, el río desbordado, el océano al rugir y las nubes, las personas, el lejano tren al pasar, lo coches en la carretera...cada sonido ha de ser usado. Y escucha sin ninguna imposición sobre lo que escuchas...no juzgues; en cuanto juzgas, la escucha se detiene.

La persona realmente atenta se mantiene sin conclusiones; jamás saca una conclusión de nada. Como la vida es un proceso...nunca algo termina. Sólo la persona necia puede sacar conclusiones; la persona sabia titubeará antes de hacerlo. De modo que escucha sin conclusiones. Simplemente escuchen: alertas, silenciosos, abiertos, receptivos. Estense ahí, totalmente con el sonido que les rodea.

Y se sorprenderán: un día de repente el sonido está ahí, ustedes están escuchando y, sin embargo, hay silencio. Es un silencio verdadero que acontece a través del sonido".

Osho, Día a día. 365 meditaciones para el aquí y el ahora

26 may. 2017

Cualquier cosa hecha por un hombre de silencio...será medicinal, será una difusión de salud. Será una fuerza sanadora.

"No veo que haya otra psicoterapia que el amor. Si el psicoterapeuta puede derramar su amor, la enfermedad desaparecerá sin ningún análisis.

Todos los análisis no son más que tonterías. El psicoterapeuta está evitando amarse a sí mismo. Evita mirar al paciente cara a cara. Teme reconocer la realidad...

En oriente nunca ha existido nada como el psicoanálisis por la simple razón de que ha habido miles de maestros en profunda meditación, y cualquiera que llegara hasta ellos... con sólo su amor, su simpatía, la manera con que miraban a los ojos del paciente, era suficiente. La gente se curaba... En oriente, lo que les sucedía a los neuróticos, a los psicóticos, era que experimentaban un cambio instantáneo. Todo lo que necesitaban era un inmenso amor que no pidiera nada, un hombre de paz y silencio cuya sola presencia es medicina. Un hombre que ha meditado durante largo tiempo se vuelve una fuente inmensa. Irradia algo que no es visible a los ojos, pero el corazón lo capta. Algo llega a lo más profundo de tu ser y te cambia...

Y entonces cualquier cosa hecha por un hombre de silencio, de paz, de alegría, será medicinal, será una difusión de salud. Será una fuerza sanadora".

Osho, De la medicación a la meditación

Los problemas son simples. Las soluciones son simples. Basta con que uno salga fuera de la mente para ver su simplicidad.

"Los secretos de la vida son muy simples, pero la mente intenta complicarlos. A la mente le encanta la complejidad, por la simple razón de que la mente es necesaria sólo si hay algo complejo. Si no hay nada complejo desaparece la propia necesidad de que exista la mente. La mente no quiere soltar su dominación sobre ti. Sólo es un sirviente pero se las ha arreglado para convertirse en el amo, y las cosas se han puesto boca abajo en tu vida...

En muchos sentidos solemos pensar de un modo complejo acerca de cosas que son simples. La mayoría de nuestros problemas son muy simples, pero la mente te confunde. Y hay gente que te explota. Hacen que tus problemas sean todavía más complejos...

Los problemas son simples. Las soluciones son simples. Basta con que uno salga fuera de la mente para ver su simplicidad".

Osho, De la medicación a la meditación
http://osho-maestro.blogspot.com/

Los niños han nacido a través tuyo pero no te pertenecen. No puedes ser dueño de seres vivos.

"Los niños han nacido a través tuyo
pero no te pertenecen.
No puedes ser dueño de seres vivos.
Puedes amarlos,
y si realmente los amas
les darás la libertad de crecer
de acuerdo con su propia naturaleza,
sin ninguna persuasión,
sin ningún castigo,
sin que nadie les fuerce".

Osho, De la medicación a la meditación

25 may. 2017

Si hacemos feliz a la humanidad, no habrá una tercera guerra mundial.

“La gente miserable es peligrosa por el sencillo motivo de que a ellos no les importa el que la Tierra sobreviva  o  no.  Son tan miserables que en su interior profundo pueden pensar que sería mejor si todo acabase.  ¿A quién le importa, si estás viviendo en miseria?

Sólo la gente feliz, en éxtasis, gente danzante, querrá que el planeta sobreviva para siempre.

La seriedad es simplemente una enfermedad del alma...Un hombre serio no puede reír, no puede bailar, no puede jugar. Siempre está controlándose, ha llegado a ser su propio carcelero. El hombre sincero puede regocijarse sinceramente, bailar sinceramente, reír sinceramente.  Al reír, eres uno con tu cuerpo, con tu mente, con tu ser  –las divisiones desaparecen, la personalidad esquizofrénica desaparece.

La risa trae tu energía de regreso a ti. Quitarte la risa es una castración espiritual.

Las personas que se han reunido a mi alrededor están aprendiendo a ser más felices, a ser más meditativas, a reír más, a vivir más, a amar más, y a esparcir el amor y la risa por todo el mundo. Esta es la única protección contra las armas nucleares…
 
La gente que está feliz, contenta, no son personas a las que se les puede forzar a matar a otras personas que no les han causado daño alguno...

¿Has observado tu propio ser?  –cuando estás feliz, gozoso, quieres crear algo. Cuando te sientes miserable, sufriendo, quieres destruir algo.  Es una venganza...

Es uno de los fundamentos de la vida: a no ser que seas creativo, no alcanzas tu dignidad más plena.

Tu creatividad trae libertad, fortaleza, inteligencia y conciencia...

Necesitamos tener un gran respeto por la gente creativa de cualquier dimensión.

Y debemos aprender a transformar nuestras energías para que no estén reprimidas, para que se expresen en nuestro amor, en nuestra risa, en nuestra alegría. Y esta Tierra es más que un paraíso –no hace falta ir a ningún otro lado...

El paraíso no es algo que debe ser logrado, es algo que debe ser creado.

Eso depende de nosotros.

Esta crisis brinda una oportunidad para que gente valiente se desconecte del pasado y comience a vivir de una nueva forma  –no modificada, no continua con el pasado, no mejor que el pasado, sino absolutamente nueva.

Esto debe hacerse ahora  –porque el tiempo es muy corto. Al final del siglo veinte, o entramos en el primer siglo de una nueva historia del hombre o no quedará nadie, ni siquiera una flor silvestre viva. Todo estará muerto...
 
Necesitamos a más gente feliz por todo el mundo para prevenir la tercera guerra mundial. Estas armas nucleares y máquinas de guerra destructivas no pueden funcionar por sí mismas. Son operadas por seres humanos; tras ellas hay manos humanas.

Una mano que conoce la belleza de una rosa no puede dejar caer una bomba sobre Hiroshima.

Una mano que conoce la belleza del amor no va ser la mano que guarde un revolver cargado con muerte. Con un poco de contemplación comprenderás lo que estoy diciendo.

Yo estoy diciendo: esparzan la risa, esparzan el amor, esparzan los valores positivos de la vida, hagan crecer más flores en la Tierra. Todo lo que es hermoso, aprécienlo  –todo lo que es inhumano, condénenlo.

Si quieren cambiar al mundo hacia un fenómeno totalmente nuevo con una conciencia nueva, tendrán que apartar al mundo entero de las manos de los políticos y de los sacerdotes.  El hombre debe ser liberado de estos monstruos.

Nuestro trabajo es enseñar conciencia a la gente, mayor conciencia, más amor, más comprensión, más alegría, y esparcir la danza y la celebración por la Tierra.

Reduciéndolo a una sola frase, puedo decir: si hacemos feliz a la humanidad, no habrá una tercera guerra mundial".

OSHO

Uno ha de aprender a vivir con personas que no están alertas, que están dormidas.

"Cuando vivas con ciegos, vive como tal, porque tienes que vivir con ellos. No puedes cambiar todo el mundo.

Sé que hay burocracia, pero tiene que haberla, porque la gente es absolutamente irresponsable.  No hay modo de abandonar de repente la burocracia, los tribunales, las leyes y la policía. No hay forma porque no serás capaz de vivir ni un solo momento. Es un mal necesario. Uno ha de aprender a vivir con personas que no están alertas, que están dormidas; roncan. Puede perturbarte, pero no hay nada que puedas hacer al respecto.

Como mucho, lo único que puedes hacer es no imponer el mismo comportamiento estúpido que la sociedad les ha impuesto a ustedes. No se lo impongas a nadie más. Quizá estés casado, tengas una esposa, un marido, hijos... no se lo impongas a ellos, tampoco a tus amigos. Es lo único que puedes hacer. Pero tienes que vivir en la sociedad y tienes que seguir las reglas.

De manera que no condenes las cosas. Trata de entender. Hay muchos males que son necesarios. La elección no radica entre el bien y el mal. En la vida real, la elección siempre es entre un mal mayor y un mal menor".

Osho, Día a día. 365 meditaciones para el aquí y el ahora

La inteligencia es una flor muy delicada. Crece en el lujo. Requiere de un suelo lujoso, fértil, creativo, lleno de vitalidad; sólo así puede florecer. Y sin inteligencia, ¿qué eres tú?

"Mi comuna es un fenómeno totalmente diferente. No es un ashram,  antiguo o moderno, no es un monasterio, cristiano o musulmán.  Mi comuna es, en primer lugar, no ascética.

Básicamente intenta destruir todas las enfermedades sicológicas que hay en ti, entre las que se incluyen  las ideas sado-masoquistas. Te enseña a estar saludable y a no sentirte culpable por estar saludable. Te enseña a ser humano, porque mi experiencia es que las personas que han tratado de ser divinas no se han vuelto divinas, sino que han caído a un nivel más bajo que el de los humanos. Ellos han tratado de ir más allá de la humanidad; sí, han ido más allá de la humanidad, pero hacia abajo.

En los monasterios las personas son casi como animales, porque mientras más te torturas a ti mismo, mayor es la pérdida de tu inteligencia; la inteligencia necesita confort. La inteligencia es una flor muy delicada. No intentes cultivar rosas en el desierto. La inteligencia es una flor muy delicada. Crece en el lujo. Requiere de un suelo lujoso, fértil, creativo, lleno de vitalidad; sólo así puede florecer. Y sin inteligencia, ¿qué eres tú?

Mi esfuerzo consiste  primero en ayudar para que tu inteligencia se convierta en una llama, y ayudar a que esa llama consuma todo aquello que no es auténticamente tuyo.  Así te convertirás en fuego y quemarás toda la basura que otros te han echado.

Así que, primero inteligencia, luego meditación. La meditación viene de la inteligencia, quemando toda la basura de tu ser. Entonces te quedas puro, solo, precisamente de la manera que la existencia quiere que seas”.

From Personality to Individuality

24 may. 2017

La vida es pura alegría, juego, diversión, risa, sin ningún propósito.

“La vida no tiene sentido. No te asombres. Toda la idea de propósito está equivocada; proviene de la codicia.

La vida es pura alegría, juego, diversión, risa, sin ningún propósito. La vida tiene su propio fin, no tiene otro fin. Cuando lo entiendas, habrás entendido cuál es todo el propósito de la meditación. Consiste en vivir tu vida alegremente,  jugando, totalmente y sin ningún propósito final, sin ningún propósito a la vista, ningún propósito en absoluto. Es algo así como cuando los niños pequeños juegan en la playa, recogiendo conchas y piedras de colores; ¿con qué propósito?

 No hay ningún propósito”.

Osho,  Zen: Zest Zip Zap and Zing

¡Baila en tu camino hacia Dios, ríe en tu camino hacia Dios, canta en tu camino hacia Dios!

“La meditación no es un asunto de la mente, es algo más allá de la mente. El primer paso consiste en jugar. Si juegas con ello, la mente no puede destruir tu meditación. De otra manera se va a convertir en otra fantasía del ego, te va a volver muy serio. Vas a comenzar a pensar: "Yo soy un gran meditador. Soy más santo que otros, y el mundo es simplemente mundano. Yo soy religioso, yo soy virtuoso". Esto es lo que pasa a miles de los llamados santos, moralistas, puritanos. Ellos están jugando solo juegos del ego, juegos del ego imperceptibles.

 De esta manera quiero cortar la raíz misma desde el propio comienzo. Juega con ello. Es una canción para cantar, un baile para bailar. Tómalo como diversión y te vas a sorprender: si tú puedes jugar con la meditación, la meditación va a crecer a pasos agigantados.  Pero tú no estás anhelando alguna meta, simplemente estás disfrutando al sentarte en silencio, disfrutando simplemente del mismo acto de estar sentado silenciosamente, sin estar deseando tener poderes yógicos, siddhis, milagrosos. Todo eso son tonterías, las viejas tonterías de siempre, el mismo viejo juego, jugado con nuevas palabras, en un nuevo plano…

 La vida como tal ha de ser tomada como una broma cósmica;  y de pronto tú te relajas porque no hay por qué sentirse tenso. Y en esa misma relajación, algo comienza a cambiar en ti  –hay un cambio radical, una transformación–  y la cosas pequeñas de la vida comienzan a tener un nuevo sentido, nuevo significado. Entonces nada es pequeño, todo comienza a tener un nuevo sabor, una nueva aura, uno comienza a sentir una nueva clase de divinidad en todas partes.  Uno no se convierte en un cristiano, no se convierte en un hinduista, no se convierte en un mahometano; uno simplemente se convierte en un amante de la vida. Uno aprende sólo una cosa: cómo alegrarse en la vida.

Pero alegrarse en la vida es el camino hacia Dios. ¡Baila en tu camino hacia Dios, ríe en tu camino hacia Dios, canta en tu camino hacia Dios!”

Osho, The Golden Wind

Amo el verte en silencio. Amo el verte reír. Amo el verte danzar.

“Amo el verte en silencio.
 Amo el verte reír.
 Amo el verte danzar.
 Pero en todas estas actividades,
 lo  fundamental sigue siendo la  meditación”.

Osho:Satyam Shivam Sundram

23 may. 2017

El Dios del amor.

"Entréguense a algo más grande que ustedes dos...eso es el Dios del amor.

En sí mismo el mito de que hay un Dios del amor es hermoso, es una comprensión tremenda. Entonces dos amantes pueden entregarse al Dios y mantenerse independientes. Y cuando son independientes hay belleza... de lo contrario te conviertes en una sombra. Si la pareja se convierte en una sombra, en ese mismo momento empezarás a perder interés en ella... ¿quién ama  a una sombra? Si se convierten en una sombra, su pareja empezará a perder interés en ustedes. Queremos amar a verdaderos seres humanos, no a sombras.

No hace falta transformarse en la sombre de nadie. Sigan siendo ustedes mismos, y que su pareja haga lo mismo. De hecho al entregarse al Dios del amor, se vuelven auténticos. Y nunca son tan auténticos como cuando se vuelven auténticos por primera vez. Dos seres auténticos pueden amar muy profundamente...y luego ya no existe la necesidad de contenerse.

Dejen que subraye esta idea: cuando se entregan al Dios del amor, ya no es tan importante si tu pareja se queda, te deja o tú te vas. Lo importante es que el amor permanece. Tu entrega es al amor, no a la pareja. De modo que la única cuestión es no traicionar el amor. Los amantes pueden cambiar, el amor puede permanecer. En cuanto hayas entendido esto, el miedo desaparece".

Osho, Día a día. 365 meditaciones para el aquí y el ahora

22 may. 2017

Si eres ambicioso eres político.

“La mente es política, porque la mente es ambiciosa y la ambición es la raíz de la política. Si eres ambicioso eres político. Tu ambición puede vestirse de religión, pero la política está ahí. Entonces estás compitiendo con los demás santos…

Me esfuerzo aquí por enseñarte una forma de vida diferente sin nada de política. Abandona la mente. No seas un esclavo de tu mente. Vuélvete más consciente, más alerta de todas las molestias que te da tu mente, del lío que tu mente está creando en ti, del caos al cual te ha reducido la mente. Sólo observa, permanece atento. Y poco a poco, a medida que va creciendo tu testigo  --Buda lo llama “plena consciencia adecuada”--,  podrás deslizarte fuera de tu mente. Fuera de la mente ya estás fuera de la política. De otra forma, hagas lo que hagas es política.  Si no haces nada, eso también es político. Estás participando, positiva o negativamente. Si votas participas, y si no votas también sigues participando de una forma negativa. No parece haber alternativa. De todas maneras estás involucrado”.

Osho,  The Dhammapada: The Way of the Buddha

Nunca tengas miedo de las lágrimas....Unos ojos llenos de lágrimas son capaces de ver la belleza de la vida y su bendición.

“Nunca tengas miedo de las lágrimas. La llamada civilización te ha hecho sentir mucho miedo de las lágrimas. Ha creado una especie de culpa en ti. Cuando las lágrimas llegan empiezas a sentirte avergonzado. Empiezas a sentir, "¿Qué pensarán los demás? ¡Soy un hombre y estoy llorando!  Se ve tan femenino e infantil. No debería ser así". Tú detienes esas lágrimas... y matas algo que estaba creciendo en tu interior.

Las lágrimas son mucho más hermosas que cualquier cosa que llevas contigo, porque las lágrimas son el producto del desbordamiento de tu ser. Las lágrimas no son necesariamente de tristeza; a veces son el resultado de una gran felicidad y a veces vienen de una gran paz y a veces surgen del éxtasis y del amor. De hecho no tienen nada que ver con la tristeza o la alegría. Cualquier cosa que comprima demasiado tu corazón, cualquier cosa que te posea, cualquier cosa que sea demasiado, que no puedas contener  y empiece a desbordarse  trae lágrimas.

Acéptalas con gran alegría, deléitate con ellas, nútrelas, dales la bienvenida, y a través de las lágrimas aprenderás a rezar.

A través de las lágrimas aprenderás a ver. Unos ojos llenos de lágrimas son capaces de ver la verdad. Unos ojos llenos de lágrimas son capaces de ver la belleza de la vida y su bendición”.
  
Osho, The Diamond Sutra

Básicamente la vida es sólo una preparación para morir, y sólo quienes aprenden en su vida cómo morir son sabios.

"¿Qué se puede decir sobre la muerte? ¿Cómo puedes decir algo acerca de la muerte? No existe palabra que pueda definir el significado de la muerte. ¿Qué significa la palabra "muerte"?  De hecho, no significa nada. ¿Qué quieres decir cuando usas la palabra muerte? Es simplemente una puerta más allá de la cual no sabemos qué sucede. Vemos a un hombre desaparecer al entrar por una puerta; podemos ver la puerta, y entonces el hombre simplemente desaparece. Tu palabra muerte puede dar solamente el significado de la puerta. Pero ¿qué pasa en realidad, más allá de la puerta?; porque la puerta no es el caso.

La puerta ha de ser atravesada. Entonces ¿qué le sucede al que desaparece a través de la puerta que no podemos ver más allá? ¿Qué le sucede a él? ¿Y qué es esta puerta? ¿Sólo un alto a la respiración? ¿Es la respiración la totalidad de la vida? ¿No tienes algo más que la respiración? La respiración se detiene... el cuerpo se deteriora... si tú eres sólo cuerpo y respiración, entonces no hay problema. Entonces la muerte no es nada. No es una puerta hacia algo. Es simplemente un alto, no una desaparición. Es solamente como un reloj...

De ser así, no es un misterio, no es nada en realidad. Pero, ¿cómo puede la vida desaparecer tan fácilmente? La vida no es mecánica. La vida es consciencia. El reloj no es consciente. Tú puedes escuchar el tic-tac; el reloj nunca lo ha escuchado. Tú puedes escuchar el latido de tu propio corazón. ¿Quién es el que escucha? Si sólo el latido del corazón es vida, entonces ¿quién es el que escucha? Si la respiración es la única vida, ¿cómo puedes estar consciente de tu respiración? Es por ello que todas las técnicas orientales de meditación usan la atención en la respiración como una técnica sutil... porque si te haces consciente de la respiración, entonces ¿quién es esta conciencia? Debe ser algo más allá de la respiración, porque puedes mirarla y el que mira no puede ser el objeto. Tú puedes ser su testigo; puedes cerrar tus ojos y puedes ver tu respiración entrando y saliendo. ¿Quién es el que ve, el testigo? Debe ser una fuerza separada que no depende de la respiración. Cuando la respiración desaparece es el detenerse de un reloj, pero ¿a dónde va esta conciencia? ¿Hacia dónde se mueve esta conciencia?

La muerte es una puerta, no un detenerse. La conciencia se mueve, pero tu cuerpo permanece en la puerta; así como tú has venido aquí, dejando tus zapatos en la puerta. El cuerpo se deja fuera del templo, y tu conciencia entra en el templo. Es el fenómeno más sutil, la vida no es nada ante él. Básicamente la vida es sólo una preparación para morir, y sólo quienes aprenden en su vida cómo morir son sabios. Si no sabes cómo morir te has perdido todo el significado de la vida: es una preparación, es un entrenamiento, es una disciplina.

La vida no es el fin, es sólo una disciplina para aprender el arte de morir. Pero tú tienes miedo, estás asustado, con la sola palabra muerte, empiezas a temblar. Eso significa que aún no has conocido la vida, porque la vida nunca muere. La vida no puede morir.

En algún lugar te has llegado a identificar con el cuerpo, con el mecanismo. El mecanismo ha de morir, el mecanismo no puede ser eterno, porque el mecanismo depende de muchas cosas; es un fenómeno condicionado. La conciencia es incondicional, no depende de nada. Puede flotar como una nube en el cielo, no tiene raíces, no es provocada, nunca ha nacido, así que nunca puede morir.

Siempre que alguien muera has de estar meditativo ante él, porque un templo está sencillamente cerca y es tierra santa. No seas infantil, no traigas morbosidad, estate en silencio para que puedas observar y ver. Algo muy muy significativo está sucediendo. No te pierdas el momento".

Osho, And the Flowers Showered
http://osho-maestro.blogspot.com/

¿Qué es la consciencia plena?

“Cuando la mente desaparece,
los pensamientos desaparecen.
No es que te vuelvas tonto,
todo lo contrario te vuelves consciente.
Buda usa estas palabras “consciencia plena” millones de veces.
Cuando la mente desaparece y los pensamientos desaparecen
te vuelves consciente.
Haces cosas,
te mueves,
trabajas,
comes,
duermes,
pero permaneces siempre consciente.
La mente no está ahí,
pero la consciencia plena está ahí.
¿Qué es la consciencia plena?
Es la consciencia,
es la consciencia perfecta”.

Osho,  And the Flowers Showered

21 may. 2017

La forma de meditación que enseño es muy sencilla.

"La forma de meditación que enseño es muy sencilla.
Si pueden contemplar su mente
(no es pedir demasiado),
si pueden ser testigos,
observadores,
la mente se derretirá lentamente
como el hielo cuando se levanta el sol".

Osho, La odisea de ser humano

20 may. 2017

Yo nunca pienso en los ayeres. Yo nunca pienso en los mañanas. Eso sólo me deja un breve momento, el momento presente: descargado, sin atropellos, limpio, libre...

Pregunta:

Amado Osho, ¿cuál crees que será la próxima fase de tu trabajo, una vez que hayas encontrado una residencia estable? ¿Y qué piensas que harán tus sannyasins?

Respuesta de Osho:

"Eso es realmente un problema; un problema al que no puedo responder porque nunca pienso en el mañana, y no sé lo que va a pasar mañana. ¡Eso se lo dejo al mañana! No me cargo demasiado.  Hoy es suficiente en sí mismo.

Mañana yo estaré allí, los problemas estarán allí, los desafíos estarán allí; y yo estaré disponible para esos desafíos, para esos problemas.

He vivido así durante toda mi vida: sin decisiones previas, sin compromisos de futuro, sin ninguna promesa ni para mí mismo ni para los demás respecto al momento siguiente. Y eso me ha dado el regalo más precioso de la vida. Estoy sintonizado con la existencia; sin saber a dónde voy, voy alegremente.

Hay una cosa que sé: la existencia no tiene objetivos y, como parte de la existencia, yo tampoco puedo tener objetivos. En el momento en que tienes objetivos, te cortas de la existencia. Entonces la pequeña gota de rocío intenta luchar contra el océano. Innecesario es el problema, carente de significado la lucha.

Yo nunca pienso en los ayeres.

Yo nunca pienso en los mañanas.

Eso sólo me deja un breve momento, el momento presente: descargado, sin atropellos, limpio, libre...

En lo que a mí respecta, yo nunca he planeado nada; simplemente he vivido, preguntándome qué va a ocurrir a continuación. He mantenido vivo mis ojos maravillados, como un niño pequeño".

Osho, Más allá de la psicología

19 may. 2017

La meditación es total libertad, soledad, es el vuelo del solitario al solitario.

“Orar significa entregarse totalmente, sumergirse totalmente, rendirse totalmente, no retener nada; estás al ciento por ciento, en lo que sea, y así esto se transforma en oración. Si cuando bailas puedes bailar ciento por ciento, esto se convierte en oración. Haciendo el amor, si puedes entregarte al ciento por ciento, esto se convierte en oración. Cualquier cosa, poco importa lo que sea… La cualidad de la oración llega cuando te entregas al ciento por ciento, cuando te has olvidado totalmente de ti mismo, entonces estás embriagado.

La oración es el camino del embriagado, el camino del enamorado, del que se puede entregar, del que puede dejar de ser y del que está listo para evaporarse. Es el camino de la confianza. Pero no va a funcionar al noventa y nueve por ciento, ni siquiera al noventa y nueve punto nueve por ciento, no. Tiene que ser al ciento por ciento.

Y el otro polo es la meditación: ciento por ciento recordarse, consciencia plena, presencia, eres pura luz, es el camino de estar alerta, de la observación, de ser el testigo. Es el camino del solitario.

En la oración hay dos involucrados: el amante y el amado. Por eso es que los Sufís llaman a Dios el Amado. En el Zen no existe el concepto de Dios. Buda dice no hay Dios, no se necesita. En el camino de la meditación no se necesita, porque la meditación no es una relación, la oración lo es. La oración es relacionarse. La meditación es total libertad, soledad, es el vuelo del solitario al solitario. El otro no existe, por lo que no se trata de disolverse en el otro, lo que se necesita es cien por ciento de consciencia plena, menos de eso no funciona. Sólo así te transformas”.

Osho,  Philosophia Perennis

Estés haciendo lo que estés haciendo, hazlo absolutamente consciente, alerta, con total atención...No hagas nada inconscientemente.

“La gente no deja de vivir de fantasías, absurdas fantasías. Observa tus propias fantasías y verás que todas son ridículas. Pero nunca ves tus propias fantasías como ridículas. Es más fácil ver las fantasías de los demás como ridículas. Observa tus propias fantasías. ¿Qué esperas de tu vida? ¿Para qué estás viviendo? ¿Cuál es tu programa, tu itinerario en esta tierra? ¿Por qué quieres seguir viviendo mañana? Simplemente echa un vistazo a tus fantasías. Si sólo tuvieras siete días para vivir, ¿cómo los llenarías? ¿Con qué? Escribe tus propias fantasías, no seas astuto, no seas un listillo, sé totalmente verdadero, y verás que todas tus fantasías son ridículas. Pero así vive la gente.

’Esta vida’, dice Buda, ’no es más que aflicción’. Está de acuerdo con Sócrates. Sócrates dice:’ No vale la pena vivir una vida no examinada’. Y Buda dice: ‘Una vida no examinada no es más que aflicción’. Esta es la primera noble verdad.

La segunda noble verdad de la que se vuelve consciente quien sigue el camino es… el principio de la aflicción…la causa de la aflicción. La causa es el deseo, el desear más. Primero, uno siente que su vida está llena de aflicción, luego, uno se vuelve consciente de que la causa de esta aflicción es el deseo. Aquéllos que han escapado de la rueda del deseo no están afligidos, están llenos de dicha. Pero los que están atrapados en la rueda del deseo, están aplastados por tantos deseos.

La primera verdad es: la vida es aflicción. La segunda verdad es: la causa de la desdicha es el deseo, el desear más. La tercera verdad es el camino óctuple. Buda dice que su enfoque para transformar el ser puede dividirse en ocho pasos, el camino óctuple. Y todos estos pasos no son más que diferentes dimensiones de un único fenómeno; plena consciencia adecuada, Sammasati. Estés haciendo lo que estés haciendo, hazlo absolutamente consciente, alerta, con total atención. Estos ocho pasos no son más que aplicaciones de la consciencia a distintos aspectos de la vida. Buda lo llama plena consciencia adecuada. No hagas nada inconscientemente”.

Osho,  The Dhammapada: The Way of the Buddha

Si algo se puede llevar más allá de la muerte eso es la verdadera riqueza.

“El mañana es la muerte. Eres como una hoja amarilla. El siguiente momento es muerte. ¿Qué te vas a llevar contigo? ¿Has ganado algo que te puedas llevar contigo? Si no has ganado algo, entonces tu vida ha sido un mero desperdicio. Quizá hayas acumulado inmensas riquezas, quizá mucha fama, pero todo esto es fútil. No te lo puedes llevar contigo. Tus certificados, tus títulos, tus premios; todo se quedará atrás. Te irás totalmente solo. ¿Hay algo que puedas llevarte contigo?

Sólo hay algo que puedes llevarte contigo, y que es la verdadera riqueza: Buda lo llama meditación, la consciencia, el estado de observación, consciencia plena, estar consciente. Si te vuelves más y más consciente, puedes llevarte toda esta consciencia contigo. Pero estás viviendo de forma muy, muy inconsciente. Toda tu vida es mecánica, simplemente repites y repites. En realidad no estás viviendo, estás siendo vivido por tus deseos inconscientes.

Buda dice: ‘La meditación es la única riqueza’, porque puedes llevártela más allá de la muerte. De hecho dice que éste es el criterio: si algo se puede llevar más allá de la muerte eso es la verdadera riqueza. Si no puede llevarse más allá de la muerte, no es verdadera riqueza, es un engaño. Y no sólo engañamos a los demás, nos engañamos a nosotros mismos. Y cuando la muerte llame a la puerta, llorarás, sollozarás, pero entonces ya no se puede hacer nada”.

Osho,  The Dhammapada: The Way of the Buddha

En la meditación te relajas, en la concentración te tensas. En la meditación estás en un profundo descanso, sólo alerta a lo que está ocurriendo.

Pregunta:

Osho, Llevo meditando casi cuarenta años, pero estoy tan lejos del objetivo de la realización divina como desde el principio. ¿Qué debo hacer?

Respuesta de Osho:

"Hacer de Dios un objetivo es empezar en la dirección equivocada. Dios no es un objetivo, porque si piensas en términos de objetivos, Dios se convierte en tu deseo, en un objeto de deseo. Entonces la realización divina no es nada más que la glorificación suprema del ego. Por eso te has estado equivocando.

No sé qué meditaciones has estado haciendo estos cuarenta años, tienen que ser del tipo equivocado. No puede ser la consciencia plena adecuada, de la que habla Buda, tiene que ser la consciencia plena equivocada. Tienes que estar haciendo algún tipo de concentración y pensando que eso es meditación.

Esta es una de las mayores mentiras, muy prevalente en los así llamados círculos religiosos del mundo, especialmente en India. La concentración está considerada como meditación, y la concentración no es meditación. Es todo lo contrario de la meditación. La concentración es un fenómeno de la mente. Concentrarse en algo significa que estás enfocando la mente en algo. Tiene sus beneficios, pero son beneficios científicos, no religiosos. En las ciencias, se requiere concentración, la concentración es un método científico.

Y los colegios, institutos, universidades, todos te preparan para concentrarte, porque te preparan para objetivos científicos, no para experiencias religiosas. La concentración significa excluir de la mente todo excepto aquello en que nos estamos enfocando.

La meditación simplemente significa no centrar la mente en nada, ni siquiera en Dios, no enfocarla. Por lo tanto no excluye nada, incluye todo. En la meditación te relajas, en la concentración te tensas. En la meditación estás en un profundo descanso, sólo alerta a lo que está ocurriendo”.

Osho,  The Dhammapada: The Way of the Buddha

18 may. 2017

¿Qué es la serenidad?

Pregunta:

Osho, ¿Qué es la serenidad?

Respuesta de Osho:

“La serenidad es en realidad un estado de no-mente. Puedes llamarle consciencia plena, presencia o puedes llamarlo un estado de no-mente. Las palabras parecen contradecirse, pero son todas indicativas del mismo estado. La serenidad implica estar presente, ser espontáneo, estar disponible para aquello que esté ocurriendo en este preciso momento. Estar disponible en el aquí y el ahora es serenidad. Pero la única forma de estar disponible en el aquí y el ahora es no estar en el pasado, no estar en el futuro.

Y la mente se compone de pasado y futuro, la mente desconoce totalmente el presente. La mente está siempre ocupada, nunca está desocupada. Y cuando la mente está desocupada, totalmente sin pensamiento alguno, sólo atenta, alerta, consciente, surge una gran presencia. Esta presencia funciona por cuenta propia. Esta presencia hace de tu vida una vida de respuestas, no de reacciones.

La vida ordinaria es una vida de reacción, tú reaccionas. Reacción significa que estás reaccionando a una situación actual de acuerdo con el pasado. Nunca encaja porque la vida nunca se repite”.

Osho,  The Dhammapada: The Way of the Buddha

El hombre debería recordar que es el amo de su cuerpo y de su mente.

“El hombre se compone de tres capas: el cuerpo, la más visible; el ser, la más invisible; y la mente, en medio de las dos.

La mente es un buen mecanismo, pero no un buen amo. Te puede servir si tú eres el amo y la mente es el sirviente. Pero si el sirviente se convierte en el amo y comienza a mandarle, ése es el estado de la locura. Por eso digo que toda la humanidad está “normalmente loca”.

¿Qué es la mente? Todo en ella es prestado, y prestado de diferentes fuentes: De los padres, de los vecinos, de los profesores, de los sacerdotes, de las bibliotecas. Su hambre es insaciable; sigue tragándose toda clase de información. Esa información puede ser contradictoria, esa información puede crear tensiones, puede crear una división, o muchas divisiones. Si tú de alguna manera puedes mantener tu equilibrio, es una locura normal. La locura está ahí, pero es igual a la de todos los demás. A menos que te aproximes de cerca a una persona más cuerda, no podrás pensarte loco.

La función del psicoterapeuta, cuando alguien va más allá de los límites usuales de la humanidad, es traerlo de regreso. No es una labor fácil. Toma años, y sólo los muy ricos se lo pueden permitir. Entonces el éxito tampoco es seguro, porque la persona que lo está tratando, también está reprimiendo su propia locura. La psicoterapia no ha hecho mucho bien a la humanidad. No puede.

El estado de no-mente es desconocido para Occidente, y sólo en el estado de no-mente uno puede ser consciente de eso que está más allá de la mente... Porque cuando todo el parloteo de la mente se detiene y no hay más ruido, la pequeña voz silenciosa del ser es escuchada. Por vez primera uno se hace consciente: “Estoy aquí. Yo no estaba en ese sitio tan agobiante. Siempre estuve fuera de él”.

Un solo momento de saber que estás más allá de la mente, te ha dado una llave maestra. Ahora la mente nunca puede convertirse en tu amo. Y si la mente nunca puede convertirse en tu amo, nunca te puede volver loco. Ahora la mente no puede seguir acumulando lo que quiera. Una vez que el ser se afirma a sí mismo, la mente se vuelve muy sumisa; inmediatamente.

La meditación es una ruta directa hacia el ser. Simplemente evita a la mente. Y una vez que estás centrado en tu ser, la mente, que estaba saltando de arriba a abajo pretendiendo ser tu amo, de repente se vuelve sumisa; de inmediato se acalla, suelta todo su ruido. Y un hombre que ha encontrado su ser puede usar la mente de la misma manera en la que tú puedes usar cualquier mecanismo. Pero si el mecanismo empieza a usarte, esa situación es fea.

El hombre debería recordar que es el amo de su cuerpo y de su mente. Ciertamente el amo debe estar más allá de los dos. Y lo digo de propia autoridad; así es. Tú puedes jugar con la psicoterapia y con otras terapias; son sólo juegos. Si te gustan esos juegos, no hacen daño. Son mejores que el fútbol, pero no son más que juegos. Y no te van a dar una vida nueva, no te van a dar una inteligencia auténtica, una claridad que puede ver dentro de cada problema sin preguntarse si es esto o lo otro.

Los días de la psicoterapia están contados. Mientras la meditación se propaga, la psicoterapia comenzará a disminuir. Si podemos extender la meditación alrededor de la Tierra, la psicoterapia simplemente desaparecerá. No habrá necesidad de ella; y no ha sido de ayuda de cualquier manera.

La meditación te lleva a tu ser. Es una ruta directa al más allá.

Y una vez que el amo está ahí, la mente se rinde inmediatamente. En esa rendición está la salud, porque el amo está en su lugar y el sirviente está en su lugar; la armonía se restablece. Y ser armonioso es todo lo que la salud necesita”.

Osho, From Bondage to Freedom

16 may. 2017

Para mí, la libertad es la vida.

"En primer lugar, yo no estoy haciendo ningún esfuerzo por liberar a la gente de la ligazón con su podrido pasado. No es un esfuerzo para mí, sino una alegría. Me gusta hacerlo; de ahí que, lo consiga o no, no supone una tensión. No estoy serio, sólo son ganas de jugar. Soy libre, lo disfruto, y de esa alegría surge un desbordamiento de energía que se extiende espontáneamente.

Sólo soy un observador, no un actor.

En segundo lugar, el mundo no puede llevarse mi libertad. Puede intentarlo, pero es absolutamente cierto que va a fracasar por la simple razón que para mí la libertad es más valiosa que la vida. Prefiero arriesgar mi vida que elegir perder la libertad; de ahí que nadie pueda llevársela. Pueden matarme, pero no pueden matar mi espíritu, no pueden matar mi libertad...

Sólo pueden quitarte la libertad cuando valoras la vida más que la libertad; entonces pueden llevarse tu libertad muy fácilmente. Con una simple amenaza a tu vida pueden llevarse tu libertad. Pero no pueden llevarse mi libertad porque para mí la vida no vale nada y la libertad lo vale todo.

Para mí, la libertad es la vida.

Pueden destruir mi cuerpo pero no pueden destruir mi conciencia".

Osho, Más allá de la psicología

15 may. 2017

Tienes que experimentar la respiración con mayor y mayor profundidad, escudriñarla, observarla, vigilarla, analizarla.

"La respiración es una de las cosas a las que hay que prestar atención, ya que es una de las cosas más importantes. Si no respiras plenamente no puedes vivir plenamente. Entonces, en casi todo estarás reteniendo algo, incluso en el amor. Incluso al hablar estarás reteniendo. No comunicarás completamente, siempre habrá algo incompleto.

Cuando la respiración es perfecta todo lo demás se alinea. La respiración es vida. Pero la gente lo ignora, no se preocupa en absoluto de ella, nadie le presta ninguna atención. Y todo cambio que vaya a ocurrir, ocurrirá a través del cambio en tu respiración...

Todo el mundo respira mal porque la sociedad en su conjunto está basada en condiciones, nociones y actitudes completamente erróneas. Por ejemplo: un niño pequeño está lloroso y la madre le dice que no llore. ¿Qué hará el niño? --porque el llanto acude y la madre le dice que no llore--: comienza a retener su respiración porque esa es la única manera de detenerlo. Si retienes la respiración todo se detiene: el llanto, las lágrimas, todo. Con el tiempo eso se convierte en algo fijo: no te enfades, no llores, no hagas esto, no hagas aquello...

La respiración cambia continuamente con las emociones. Cuando estás enfadado tu respiración es arrítmica, asimétrica. Cuando estás lleno de pasión sexual tu respiración es casi como la de un demente. Cuando estás tranquilo y en calma, lleno de júbilo, tu respiración tiene una cualidad musical, tu respiración es casi una canción. Cuando en medio de la existencia te sientes en casa, cuando no tienes deseos y te sientes satisfecho, de repente tu respiración cesa casi por completo. Cuando estás en un estado reverencial, de asombro, la respiración se detiene por un instante. Y esos son los más grandes momentos de la vida, porque sólo en esos momentos en los que la respiración casi se detiene estás en completa sintonía con la existencia: tú estás en Dios y Dios está en ti.

Tienes que experimentar la respiración con mayor y mayor profundidad, escudriñarla, observarla, vigilarla, analizarla..."

Osho, De la medicación a la meditación

Dormir es inconsciencia, meditar es despertar.

"...las condiciones para la meditación son primariamente las mismas que son aplicables para dormir: relaja tu cuerpo, relaja tu respiración, abandona los pensamientos. Y por eso, tanto para dormir como para meditar, las condiciones iniciales son igualmente válidas. La diferencia reside en la condición final. Al dormir te mantienes en un sueño profundo, al meditar te mantienes plenamente despierto; eso es todo...

Sí que hay una profunda relación entre el sueño y la meditación. Sin embargo, hay una diferencia muy significativa entre ambas: es la diferencia que hay entre un estado consciente y un estado inconsciente. Dormir es inconsciencia, meditar es despertar".

Osho, De la medicación a la meditación
http://osho-maestro.blogspot.com/

Todos le temen a la muerte por la simple razón que no hemos saboreado la vida todavía.

“Todos le temen a la muerte por la simple razón que no hemos saboreado la vida todavía.  El hombre que sabe qué es la vida, nunca le teme a la muerte, le da la bienvenida a la muerte. Cada vez que llega la muerte, él abraza la muerte, le da la bienvenida a la muerte, recibe la muerte como a un invitado. Para el hombre que no ha conocido lo que es la vida, la muerte es un enemigo, y para el hombre que sabe de la vida, la muerte es el clímax supremo de la vida.

Pero todos le temen a la muerte; eso también es contagioso. Tus padres tienen miedo de la muerte, tus vecinos tienen miedo de la muerte. Los niños pequeños comienzan a estar contagiados de este miedo constante a su alrededor. Todos le temen a la muerte. Ni siquiera quieren hablar de la muerte.

Ha habido sólo dos tabúes en el mundo: el sexo y la muerte. Es muy extraño que temas como el sexo y la muerte hayan  sido los dos tabúes de los que no se permite hablar, que hayan sido eludidos. Están profundamente conectados. El sexo representa la vida porque toda la vida surge del sexo y la muerte representa el final.  Y ambos han sido tabúes: no hables de sexo y no hables de la muerte”.

Osho, Walking in Zen, Sitting in Zen

14 may. 2017

Es bueno sorprender al otro y verse sorprendido por el otro; de esa forma la relación jamás está muerta.

"Siempre es bueno sentir al otro desde ángulos diferentes, porque un hombre posee múltiples aspectos.

Cada persona lleva un mundo dentro, y si de verdad quieres conocer a una persona, tienes que conocerla desde todos los ángulos posibles. Entonces dos personas pueden quedar encantadas una por la otra para siempre, porque ya no hay ningún papel fijo. Y pasados unos días, cuando vuelvas a estar en los papeles de marido y mujer, para variar, ¡entonces es hermoso, es algo nuevo! Es como si volvieras a reunirte después de muchos días.

El cambio siempre es bueno....Nunca entres en la rutina. Entonces la relación siempre fluye. Siempre hay sorpresas, y es bueno sorprender al otro y verse sorprendido por el otro; de esa forma la relación jamás está muerta".

Osho, Día a día. 365 meditaciones para el aquí y el ahora

10 may. 2017

Si alguna vez quieres encontrar cuál es el secreto de tu vida, tienes entonces que ir hacia dentro.

Pregunta:

¿Cómo se produce entonces este crecer a lo consciente?

Respuesta de Osho:

“Esta es la primera cosa a entender y la más importante: Nunca fuerces las cosas, simplemente suéltalas con facilidad. Si alguna vez quieres encontrar cuál es el secreto de tu vida, tienes entonces que ir hacia dentro. Y los pensamientos siempre están yendo hacia fuera; cada pensamiento te lleva afuera. Cuando todos los pensamientos se detienen, no hay a dónde ir; tú simplemente estás contigo mismo.

Esta manera de estar contigo mismo es meditación. Prevalecen el silencio profundo y la paz.

En este silencio toda ambición parece estúpida; todo el mundo de objetos parece no ser otra cosa que un sueño. Y tu propio ser brilla en la luz del firmamento, en el centro de la vasta extensión de los fenómenos, y no hay necesidad de abrillantar o limpiar.

Tu propio ser es tan puro, tan impoluto, que ni siquiera una partícula de polvo ha llegado alguna vez allí; no puede llegar. Sólo tu consciencia puede llegar allí, y la consciencia aparece en ti cuando no hay mente. Cuando no hay mente te vuelves tan despierto, tan observador…no hay hacia dónde ir afuera, porque todos los pensamientos se han ido. Entonces viras hacia dentro, y por primera vez encaras tu propio ser original”.

Osho, The Buddha: The Emptiness of the Heart

¿Por qué no ser, simplemente?¿Para qué afanarse de aquí para allá innecesariamente? Eres lo que la existencia quiere que seas. Simplemente relájate.

Pregunta:

¡Es agotador! A pesar de todo lo que he hecho: leer toda clase de libros, asistir a cursos, cantar mantras, escuchar a consejeros espirituales; aún así sigo siendo la misma persona, y ¡para qué mencionar la iluminación!

Respuesta de Osho:

“Quiero que abandones todos los juegos: los juegos mundanos, los juegos espirituales, los juegos en los que ha participado hasta ahora toda la humanidad. Estos juegos te mantienen atrasado. Estos juegos te impiden crecer en la consciencia, en tu propio florecimiento supremo. Quiero que cortes con toda esta basura que te obstaculiza.

Quiero dejarte solo, completamente solo, de manera que no puedas recurrir a la ayuda de alguien, de manera que no te aferres a profeta alguno, de manera que no pienses que el buda Gautama te va a salvar. Al quedarte solo, profundamente solo, te vas a encontrar definitivamente con tu centro más interno.

No hay manera, ningún lugar a dónde ir, ni consejero, ni profesor, ni maestro. Parece duro, parece rudo, pero lo hago porque te amo, y la gente que no lo ha hecho no te ha amado en absoluto. Ellos se han amado a sí mismos, y han querido tener una enorme multitud a su alrededor; entre más grande es la multitud, más se sienten ellos nutridos en sus egos.

Por eso es que incluso a la iluminación la he llamado el último juego. Entre más pronto la abandones, mejor. ¿Por qué no ser, simplemente?¿Para qué afanarse de aquí para allá innecesariamente? Eres lo que la existencia quiere que seas. Simplemente relájate”.

Osho, Om Mani Padme Hum

Todos los esfuerzos por superarte a ti mismo están condenados al fracaso porque el problema está en quien está haciendo el esfuerzo: el ego.

Pregunta:

Los seres humanos son la única especie en el planeta que trata de superarse a sí misma, de cambiarse a sí misma. Todas las demás parecen felices con lo que son y con su manera de ser. ¿Por qué entonces lo hacemos nosotros los humanos? ¿Es una equivocación querer ser una mejor persona?

Respuesta de Osho:

“Primero, todos los esfuerzos por superarte a ti mismo están condenados al fracaso porque el problema está en quien está haciendo el esfuerzo: el ego. El ego está haciendo esfuerzos constantemente para mejorar: Para tener más dinero, para tener una casa más grande, para tener un auto más grande, para tener a una mujer más hermosa, o un esposo, para tener esto, para tener aquello. Esto es del ego. Entiéndelo.

Pero el ego juega también otro juego. Dice: ‘Vuélvete más pacífico, vuélvete más amoroso, encuentra la meditación, vuélvete un siddha, sé como un Buda’. Este es nuevamente el mismo juego en otra dirección. El mismo ego que estaba tratando de decorarse a sí mismo con cosas externas quiere ahora intentarlo y decorarse a sí mismo con cosas del interior.

Por tanto lo primero: Si estás tratando de superarte a ti mismo, estás condenado al fracaso. Una vez entiendes que el ego es el problema, y que es la codicia del ego la que quiere mejorar y convertirse en esto y lo de más allá  --la idea misma de llegar a ser es una proyección del ego--  llega la revolución. Y esa revolución no es algo que tengas que hacer; esa revolución llega mediante la comprensión de los caminos del ego. Una vez has entendido que era el ego quien iba detrás del dinero, detrás del poder, del prestigio, la política y que el mismo ego está jugando a los juegos internos de la meditación, la iluminación y toda esa tontería, una vez te das cuenta que es el mismo ego, en ese mismo reconocimiento te viene la risa. Empiezas a sentir la ridiculez de todo ello”.

Osho, The Path of Love

7 may. 2017

La realidad del amor....ha de experimentarse.

"Casi siempre pasa que cuando te falta algo empiezas a pensar en ello,
comienzas a crear una filosofía alrededor de ello.
Mi observación es que la gente que no ha amado
escribe libros sobre el amor;
es una especie de sustituto.
La gente que no ha sido capaz de amar,
escribe poesía,
una magnífica poesía de amor,
pero carece de experiencia acerca del amor,
de manera que toda su poesía es simple especulación.
Puede que deje volar la imaginación,
pero eso no tiene nada que ver con la realidad del amor.
La realidad del amor es totalmente diferente;
ha de experimentarse".

Osho, Día a día. 365 meditaciones para el aquí y el ahora

La meditación es alquímica; transforma todo tu ser.

"La meditación es alquímica; transforma todo tu ser. Destruye todas las limitaciones, todas las estrecheces, y te hace amplio.

La meditación te ayuda a deshacerte de los límites de la religión, de la nación, de la raza. La conciencia no sólo te ayuda a desprenderte de todo tipo de confinamientos y encierros lógicos e ideológicos, sino que también te ayuda a trascender las limitaciones del cuerpo, de la mente. Te hace consciente de que eres pura conciencia y no otra cosa.

El cuerpo únicamente es tu casa, no eres él. La mente sólo es un mecanismo que hay que usar. No es el amo, sino un criado. Al adquirir conciencia de que no eres ni el cuerpo ni la mente, comienzas a expandirte, te vuelves más y más amplio. Comienzas a ser oceánico, celestial. La transformación te aporta gloria y también victoria".

Osho, Día a día. 365 meditaciones para el aquí y el ahora