9 abr. 2017

Hay que usar el cuerpo, hay que usar la mente, el ego, el lenguaje y todo lo que tenga que usarse. Y se te permite usarse con una única condición: que no dejes de ser el amo.

"La mente es el amo y tú sólo un esclavo.

La meditación te hace ser el amo y la mente se vuelve esclava. Recuerda: la mente como ama es peligrosa porque, a fin de cuentas, es una máquina; pero la mente como esclava es enormemente importante, útil. Una máquina debe funcionar como máquina, no como amo. Nuestras prioridades están de cabeza: tu consciencia debe ser el amo.

Así, cuando quieras usarla, en Oriente o en Occidente (desde luego que las necesitas cuando vas al mercado), ¡úsala!  Pero cuando no la necesites, cuando descansas junto a tu alberca o a tu jardín, no hace falta. Déjala de lado. ¡Olvídate de ella!  Luego, sólo sé"...

Me dices: "entiendo que quieres que nos deshagamos de nuestro yo y de nuestra mente..."

No estoy diciendo que te  "deshagas" de nada; sólo digo que seas el amo de tu mente. No te digo que te quedes sin mente; lo que digo es que no seas nada más que mente; eres mucho más que eso. ¡Sé consciencia!...

Hay que usar el cuerpo, hay que usar la mente, el ego, el lenguaje y todo lo que tenga que usarse. Y se te permite usarse con una única condición: que no dejes de ser el amo".

Osho, La odisea de ser humano