30 abr. 2017

La vida no está orientada hacia los objetivos. La vida está eternamente aquí y ahora. Ya es perfecta. No se puede mejorar.

"Todo es fútil. Uno ha de entender esto. Si no lo entiendes, siempre permanecerás en la ilusión.  Todo es fútil, y en la vida no hay progreso, no hay mejora, porque la vida está eternamente ahí. La vida ya es perfecta.

Todo lo que tratas de hacer para perfeccionar más la vida es fútil, pero se requiere tiempo para comprenderlo. Cuando te sientes estancado puedes hacer dos cosas. Puedes cambiar tu estilo de vida y entonces, durante unos días,  estarás como en una luna de miel, las esperanzas, deseos, ambiciones y la posibilidad del mañana vuelven a cobrar vida. Pero pasados unos días ese mañana nunca llega. Una vez más vuelves a estar anclado y la totalidad de las cosas retoma su naturaleza rutinaria.

Es igual que cuando amas a una mujer. Acabada la luna de miel, el amor se acaba.  Al final de la luna de miel vuelves a buscar otra mujer. Pero puedes ir de una luna de miel a otra, aunque no te va a ayudar de ninguna manera. Debes comprender que no hay nada que conseguir en la vida. La vida no está orientada hacia los objetivos.  La vida está eternamente aquí y ahora. Ya es perfecta. No se puede mejorar.

Cuando comprendes esto, entonces no hay futuro, no hay esperanza, ni deseo ni ambición. Vives el momento; lo disfrutas".

Osho, Día a día. 365 meditaciones para el aquí y el ahora